Azadiractina o cómo combatir las plagas del tomate

Los horticultores almerienses buscan el cuidado del medio ambiente, así como la máxima sostenibilidad y rentabilidad. A pesar de los avances tecnológicos y de la especialización profesional, estos siguen enfrentándose cada vez a más plagas y enfermedades, pero con menos materias activas registradas por el Ministerio de Agricultura. Por eso, les resulta tan difícil encontrar soluciones con las que combatir las plagas del tomate.

Azadiractina es un compuesto de origen natural con una larga experiencia: una solución ecológica y rentable que cumple con la normativa europea. Materias como esta consiguen unos tomates libres de plagas como la Tuta absoluta o los nematodos: insectos que dañan la planta afectando a su proceso de crecimiento.

Azadiractina, 25 años al servicio de la horticultura

El uso de sustancias naturales para proteger a los cultivos ecológicos es una práctica tan antigua como la propia agricultura. La Azadiractina es una de ellas, un compuesto de origen botánico, que cuenta con un gran reconocimiento por su eficacia. Su potente efecto insecticida y repelente ha convertido a esta materia activa en una apuesta ganadora, ya que les permite obtener productos de calidad, sostenibles y rentables.

El Product Manager de Biocontrol y Bióticos de la compañía, Daniel Mulas, explica la razón de la exitosa trayectoria de Azadiractina: “El primer bioinsecticida que se comercializó en España compuesto por esta materia activa fue AZATIN en 1995. A diferencia de otras opciones de más fácil manejo, este producto garantizaba un menor impacto medioambiental y menos residuos.

El Product Manager de Biocontrol y Bióticos, Daniel Mulas, en un cultivo almeriense de pimiento ecológico.

Ambas cualidades, tan novedosas para la época, destacaron entre los profesionales del campo y convirtieron a SIPCAM en la empresa pionera en un mercado emergente”. El producto cambió de nombre comercial y se consolidó en el catálogo de los agricultores más avanzados en las tendencias y demandas del sector. Hoy en día el producto emblemático es ZENITH® A26, que sigue funcionando como el primer día.

La herramienta para prevenir la aparición de plagas

Al igual que las necesidades de los agricultores han ido evolucionando, también lo ha hecho este compuesto ya que, al analizarse químicamente en profundidad, se han identificado variantes de la molécula. Por eso, se pueden encontrar en el mercado productos fitosanitarios compuestos por Azadiractin A, Azadiractin B y sucesivas formas diferentes entre ellas, pero con una misma misión: la acción insecticida.

De todos estas formas, la Unión Europea tomó el Azadiractin A como la oficial; una composición que no ha perdido ni concentración ni eficacia y que se encuentra en fitosanitarios como el bionematicida ADINA. A su vez, esta materia activa también se utiliza en bioprotectores como ZENITH® A26, que impide el crecimiento y desarrollo de las plagas.

Ambos productos son un ejemplo del potencial que tiene esta sustancia líder en el mercado ecológico. “No existen muchas herramientas que controlen tantas plagas. Tras 20 años utilizando esta molécula, uno de sus principales atractivos es la capacidad de mezclarse muy bien con otros productos”, explica José Miguel Moreno Cano, agricultor almeriense en cultivo ecológico.

ZENITH® A26 ayuda a combatir las plagas del tomate

El Delegado de Marketing Operativo, Eduardo Moreno, en el cultivo de José Miguel.

Este producto ayuda a agricultores como José Miguel a prevenir la aparición de plagas como la Tuta absoluta, mosca blanca, trips o pulgones en cultivos hortícolas. “Además, al tener registro ecológico me permite utilizarlo de forma constante sin ningún problema para vender el género, ya que está permitido por todas las comercializadoras”, comenta el almeriense.

El modo de acción de Azadiractina es múltiple:

  • Evita que las larvas se desarrollen impidiéndoles llegar al estado adulto.
  • Reduce la voracidad de los insectos.
  • Actúa como repelente, manteniéndolos lejos del cultivo

Azadiractina cumple 25 años celebrando un nuevo certificado en agricultora biodinámica por Demeter International. Pero no solo está limitada a la agricultura ecológica o biodinámica ya que, en la convencional, si el agricultor utiliza fitosanitarios químicos, puede aplicarla a posteriori para reducir residuos.

SIPCAM Iberia, compañía pionera en bioprotección

Eduardo Molero, Delegado de Marketing Operativo, recomienda aplicar Azadiractina en las primeras horas de la mañana o en el atardecer: “Así, se consigue un mayor rendimiento del producto”, explica. “Y en el caso de querer utilizarlo para combatir las plagas, aconsejamos acompañarla del bioestimulante BLACKJAK® y mejorar así el desarrollo de las raíces y la absorción de micronutrientes”, comenta.

Tras 25 años de control integrado de plagas vía foliar, “podemos afirmar que tenemos por delante una nueva etapa en la que desarrollar el control de nematodos manteniendo el respeto al resto de tecnologías y soluciones en el control biológico”, añade. Un reto que, sin duda, mantendrá a la compañía como pionera en bioprotección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar