Cómo cosechar frutas de calidad y aumentar su engorde

Cuando termina la floración y el cuajado, comienza el período de engorde de la fruta: proceso que se completará llegado el envero y la maduración de los frutos. La duración de esta etapa varía de unas especies a otras y también entre distintas variedades. Mientras, el agricultor busca conseguir un cuajado correcto y un número de semillas suficientes que abrirán los procesos hormonales necesarios para conseguir unas frutas de calidad. Para lograr la máxima rentabilidad de las cosechas, debemos apostar por fitosanitarios que mejoren su rentabilidad.

Nutrición e hidratación

Para estimular el crecimiento del cultivo, se recomienda la aplicación de bioestimulantes a base de algas ricas en nutrientes. Es importante asegurar la nutrición equilibrada en calcio, magnesio y microelementos para obtener así un buen desarrollo del cultivo. Concentrados como Abyss y bioestimulantes como Record son las mejores herramientas para este alcanzar este objetivo.

como conseguir unas frutas de calidad y aumentar su engorde

Se debe tener en cuenta que las frutas de calidad están formadas siempre por un 50 hasta 90% de agua, por lo que debemos asegurar su disponibilidad en todo momento. Las características del suelo y condiciones climáticas como las olas de calor o las sequías también pueden dificultar la hidratación del fruto. Por eso, son necesarios productos que mejoren la estructura y capacidad de retención del agua. Además, si se combina con un bioestimulante que proteja y corrija el estrés abiótico e hídrico, se asegura la resistencia del cultivo frente al verano.

Pero no siempre será la deshidratación un factor limitante para obtener unas frutas de calidad. Otras veces, la llegada de lluvias en momentos no apropiados, por ejemplo, en el envero o en la maduración, puede dañar la cosecha por exceso de hidratación produciendo agrietados. Antes de la llegada de estas tormentas cercanas a la recolección es recomendable aplicar protectores y nutricionales para reforzar la piel del fruto y reducir los daños.

El follaje y la maduración, claves para unas frutas de calidad

Además de un correcto porcentaje de agua en nuestras cosechas, es necesario que existan suficientes hojas adultas, ya que estas colaboran con el engorde de los frutos. La nutrición de nuestro cultivo debe asegurar esta relación, siendo el nitrógeno el que tiene el papel más relevante en esta misión.

El exceso de hojas también acarrea efectos negativos. Obtener unas frutas de calidad baja, pequeñas, con pocos azúcares y, posiblemente, más problemas fisiológicos es muy sencillo si se cumplen algunas o varias de estas situaciones:

  • Uso de vigorizantes para la planta
  • Suelos excesivamente fértiles
  • Cuajado escaso por heladas
  • Baja floración

Para prevenir esta situación, es necesario una aplicación de reguladores de crecimiento como HF Calibra. Estos, en combinación con Abyss al inicio del endurecimiento del hueso, frenará sutilmente el crecimiento del árbol, asegurando el flujo de nutrientes hacia los frutos.

La potasa es otro de los elementos que no puede faltar al final del proceso de maduración del fruto ya que potenciará su calidad y un correcto desarrollo. Desde hace años está demostrado que la mezcla de una potasa de fácil asimilación con un estimulante para raíces ayuda a mejorar la calidad final. Para conseguirlo, los nutrientes son una buena opción para conseguir varios aportes al suelo al final del cultivo.

Junto a ti, queremos afrontar todos los retos actuales de la agricultura y apoyarte en todas las dificultades que puedas tener, así como ayudarte para sacar un máximo rendimiento a través de la tecnología y desarrollo de SIPCAM Iberia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar