Horticultura: un futuro libre de residuos fitosanitarios

A lo largo de los últimos años, la tendencia de las soluciones para el control de plagas y enfermedades ha sido minimizar los residuos fitosanitarios. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) realizó un estudio a través del Eurobarómetro 2019 con datos obtenidos por medio de 27.655 entrevistas. Para la mayoría de los europeos encuestados, la seguridad alimentaria influye en su elección de los alimentos y en sus hábitos alimenticios. Una de las principales razones por las que los horticultores buscan soluciones fitosanitarias sin residuos.

En España los residuos de pesticidas son una de las mayor fuentes de preocupación, según los entrevistados. Esta demanda por parte del consumidor final ha provocado que los supermercados tomen medidas de control de residuos cada vez más exhaustivas. Así, garantizan que los riesgos sean mínimos y exigen a los productores una fuerte seguridad alimentaria.

Gracias a ingenieros agrícolas que trabajan a pie de campo con el agricultor final, se asesora el uso de fitosanitarios autorizados para el cultivo en cuestión. Además velan por el cumplimiento de los requisitos exigidos en cuanto al LMR y plazo de seguridad en el momento de la recolección .

La minimización de residuos fitosanitarios

Nuestra visión de futuro, nos ha ayudado en los últimos años a desarrollar productos con perfil residual mínimo, con plazo de seguridad bajo e incluso nulo y sin persistencias. Nuestro principal objetivo: lograr un futuro libre de residuos fitosanitarios en los cultivos hortícolas.

Muchos de nuestros productos, se encuentran integrados en lo que denominamos programa Cultivo ZERO: una estrategia que satisface la demanda del consumidor por un lado y, por otro, consigue eficacias similares a fitosanitarios de formulación química convencionales.

Los cinco pilares fundamentales de Cultivo ZERO son:

  • El residuo cero: con el uso de una serie de productos cuyas materias activas se degradan rápidamente.
  • Productos totalmente compatibles con el uso de fauna auxiliar y también seguros para el aplicador.
  • Alternativas en la estrategia antirresistencias del agricultor
  • “Cero imitaciones”, ya que son productos que no tienen competencia, puesto que son de “última generación“, explica el delegado de marketing operativo Eduardo Molero.

Una de las sustancias que convirtió a la compañía en pionera en bioprotección fue Azadiractin: una materia con más de 25 años de éxito en el mercado a partir de la cual se desarrolló el bioinsecticida Align en los años noventa y abandera hoy el emblemático Zenith A26.

Azadiractin disfruta ya de una larga trayectoria, pero más allá de esta sustancia, desde SIPCAM Iberia buscamos aprovechar todas sus posibilidades y ofrecer a la mayor cantidad de cultivos hortícolas su uso. Además de esta, seguimos desarrollando nuevas materias activas que garanticen la máxima protección posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar