¿Cuáles son las principales plagas y enfermedades del almendro?

El consumo de frutos secos aumentó un 36% al principio de la pandemia.

El almendro es un árbol rústico, robusto que se ha adaptado perfectamente a las condiciones del suelo y el clima de muchas regiones del interior, el sur y el este de España. Esta característica propicia la proliferación con muy pocos cuidados tanto en linderos de fincas, como en huertos y en muchas otras plantaciones, que a su vez han favorecido la aparición de plagas y enfermedades en el almendro.

Por otro lado, la demanda de frutos secos ha ido en aumento en los últimos años en el marco de una dieta más sana y equilibrada, que opta por productos de calidad y origen diferenciados. Y a estas circunstancias se une la necesidad de diferenciación y de ganar en rentabilidad en terrenos del interior de España con recursos limitados en todo aquello relacionado con el suelo, el agua y otros condicionantes.

El almendro: un cultivo en auge

Todos los factores previamente mencionados han despertado el interés del sector agrario español en el almendro. Sin lugar a duda, este es el cultivo que más hectáreas ha sumado en nuestro país en los últimos años. Y ese crecimiento no solo se ha traducido en hectáreas nuevas, sino también en una fuerte profesionalización de las mismas.

Desde hace tiempo se trabaja en conseguir más y mejores variedades, mayores rendimientos, una mayor optimización de la fertilización y bioestimulación y, por supuesto, el control integrado de plagas y enfermedades. Estas son las claves para que las 700.000 hectáreas de almendro que hoy existen en nuestro país lo sitúen como una potencia mundial.

Plagas y tratamientos para el almendro

Avispilla del almendro atacando a la almendra.

Respecto a las plagas y enfermedades consiguientes que afectan al almendro (tanto aquellas que afectan a los brotes como a hojas y frutos), es posible controlarlas de manera satisfactoria. Este sería el caso de las plagas chupadoras de savia, como el tigre del almendro (Monosteira unicostata), el pulgón verde (Myzus persicae) o el mosquito verde (Jacobiasca lybica).

Sin embargo, existe una creciente problemática relacionada con la plaga de la avispilla del almendro (Eurytoma amygdali). Este insecto tiene la particularidad de que ataca al fruto: la larva se alimenta del fruto en crecimiento y lo deprecia, reduciendo las producciones de forma preocupante.

Los insecticidas biológicos a base de piretrinas como Krisant® EC actúan por contacto y ofrecen una rápida penetración, controlando tanto la avispilla como el pulgón, entre otras plagas. Además de ser un producto certificado para la agricultura ecológica, recientemente ha obtenido la certificación de Demeter Internacional, siendo apto también para la agricultura biodinámica. Por eso y su baja persistencia, Krisant® EC es tu mejor aliado para el control de las plagas que afectan al almendro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar